Un problema que aún puede ir a más

|

LA llegada de los barcos “Aquarius” y “Open Arms” se llevaron todos los focos, pero la realidad es que España está comenzando a sufrir una presión migratoria que va mucho más allá de estos dos casos. Entre enero y julio llegaron más inmigrantes a nuestro país que los que se registraron en 2015 y 2016 juntos. En total fueron casi 16.000 personas las que consiguieron pasar la frontera en busca de aquello que no pueden tener en sus lugares de origen. La cifra, además, según los expertos, seguirá creciendo, por lo que es preciso que Europa tome conciencia de este problema y ponga medios para solucionarlo.

Un problema que aún puede ir a más