Todos quieren tener una casita en las afueras

|

Hay ocasiones en las que el mercado inmobiliario se mueve por ciclos. Así, tras el confinamiento se disparó la demanda de casas en las afueras. De este modo se invirtió la tendencia, ya que lo más cool hasta ese momento eran los pisitos en el centro de las ciudades. Y, ahora, hasta las casas para reformar son objeto de atención por parte de los compradores, que buscan un “bueno, bonito y barato” que poder tener para que, en caso de que se produzca un nuevo confinamiento, escapar del peligro que supone vivir en la ciudad. Chollos, dicen los expertos, todavía los hay, pero quedan pocos y serán muchos menos como los índices de contagio sigan a los niveles actuales, que recuerdan los peores momentos de la pandemia.

Todos quieren tener una casita en las afueras