Una alineación preparada

|

Contra viento y marea, ayer hice público el equipo con el que quiero llegar a María Pita. Una alineación de 27 titulares y tres suplentes diseñada y más que capacitada para sacar adelante el proyecto compartido de ciudad en el que llevamos muchos meses trabajando.
Esa ha sido y sigue siendo mi mayor preocupación: el proyecto de ciudad. En el Partido Popular contamos con la gran ventaja de tener un equipo humano inagotable. Siempre he estado rodeada de hombres y mujeres con una preparación ejemplar, un compromiso intachable, una sana ambición y con una gran vocación por el servicio público. Estoy muy orgullosa de la cantera que tiene este partido, de esos militantes, afiliados y simpatizantes que día a día aportan su granito de arena para que podamos dar respuesta a las demandas de la ciudadanía. Pero también quiero un partido abierto al que se pueda sumar gente independiente.
Cada uno es muy libre de organizar su casa como mejor entienda. No seré yo quien utilice ni un gramo más de energía en analizar los procesos domésticos, con líos incluidos, de los que ya han presentado sus listas. Tampoco quien juzgue a los que todavía buscan en la enciclopedia la definición de candidatura.
Por mi parte, me presento con un equipo potente, cohesionado, entusiasta y comprometido con una ciudad en la que todos creemos. Un equipo que lleva pegada a su piel la camiseta de la ciudad y que llega con la experiencia suficiente como para empezar a cambiar las cosas en la ciudad desde el minuto uno.
Llevamos meses escuchando a todo el que quería decir algo, semanas elaborando nuestra propuesta, llevamos días –incluso noches– explicando nuestra perspectiva a corto, medio y largo plazo. No sé si habrá un método más honesto y sincero de optar a ser alcaldesa, pero creo que hemos apostado por un proceso muy participativo, alejado de otros excluyentes. Un proceso que mantendremos en el gobierno, que contribuirá a hacer más grande el orgullo de ciudad y a recuperar ese coruñesismo sin estridencias del que siempre hemos hecho gala.
Los que hoy salen en la foto son los míos. Algunos muy conocidos y otros casi anónimos. Jóvenes y maduros. Maestros en sus parcelas y alumnos aventajados en materias ajenas. Del partido e independientes. Ante todo, auténticos. Coruñeses como usted o como yo. La mayoría, de nacimiento. Algunos, de adopción. No importa en una ciudad en la que nadie es forastero. Y así debe seguir siendo. Preocupados por las mismas cosas que le preocupan a usted –a ti, si me lo permites–: el desempleo, la recuperación económica, la suciedad en las calles y el abandono, la seguridad, la justicia, los derechos de las mujeres, el futuro de nuestros jóvenes, la igualdad de oportunidades, la inclusión social y el bienestar de nuestros mayores… Son todos los que están. Podrían estar muchos más de los que son, pero como sucede a los entrenadores, las alineaciones tienen un número determinado. Estoy satisfecha e ilusionada. A mi barco se ha subido la mejor tripulación con que esta capitana podía soñar. Con esta materia prima, y si las coruñesas y los coruñeses nos otorgan su confianza, sacaremos adelante esta Coruña Imparable que late en su interior. ¡Equipo: remanguémonos y a por todas! Coruña nos espera.
 

Una alineación preparada