Seguro que no era vino de tetrabrik

|

A Cristiano Ronaldo, autor del hit “como soy guapo, rico y un gran jugador me tienen envidia”, no le fue bien la vida la temporada pasada. Había acougado en su promoción de los vientres de alquiler, pero llegaba destrozado al entrenamiento posterior al día de descanso tras una agitada jornada en Marruecos, incluso Hacienda lo tenía enfilado. Así que al llegar el verano se despidió del Madrid y se largó a la Juventus. Pero en Turín no debe de haber mucha marcha y se escapó a Londres para cenar con Georgina. Lo hicieron en uno de los restaurantes más lujosos de la ciudad, donde se gastaron 31.000 solo en vino. Fueron capaces de echarle gaseosa.

Seguro que no era vino de tetrabrik