Juego de pactos

|

Apocas horas de que oficialmente comience la campaña electoral de cara a las próximas elecciones municipales a celebrarse el día 24 de mayo, parece que una de las palabras que va a estar de moda será “pacto”. Nos enfrentamos a unos comicios que se presentan con una amplia oferta para el elector. La fragmentación del mapa político es un hecho incuestionable. La división del nacionalismo gallego y la proliferación de mareas y riadas que intentan canalizar y encauzar el descontento de los indignados ha provocado un crisol de candidaturas.
 Según todas las encuestas y sondeos parece que el pastel de las Alcaldías va a estar más repartido que nunca. Los tres partidos tradicionales, PP, PSOE y BNG, están acusando un gran desgaste, aunque tampoco parece que ninguna de las nuevas alternativas que han surgido haya logrado consolidarse lo suficiente como para convertirse en una alternativa sólida. Y así parece que es casi ineludible hablar sobre los pactos. Si se está a favor o en contra, con quién se está dispuesto a pactar o cuáles deberían ser las líneas rojas que no se está dispuesto a cruzar para poder alcanzar un pacto y no dar la impresión de asistir simplemente a una subasta de puestos.
En este clima, el PSOE ya ha dejado clara su postura. Y esta no es otra que la de que está dispuesto a pactar con quien sea menos con el PP. Los populares, por su parte, siempre se han mostrado bastante esquivos con esto de los pactos. Quizás porque hasta fechas muy recientes siempre han sido las que llevaban las de perder, al enfrentarse con la coalición PSOE-BNG como un matrimonio de hecho. Pero las nuevas alternativas hacen que los populares se enfrenten ahora con un panorama diferente, donde el respaldo de Ciudadanos u otras formaciones independientes pueden servirles para investir a sus alcaldes. Así es que Alfonso Rueda ya ha asegurado que no descartan llegar a pactos, aunque aclarando que el objetivo de su formación siempre es el de lograr la mayoría.
Entre medias varias formaciones ya se han manifestado también, como Ciudadanos, a través de su coordinador autonómico, Javier Chouza, que afirma que los pactos no serán a cambio de sillones y que se basarán en programas, pero vetando a imputados, no cerrándose a pactar con nadie. Tres formas distintas de afrontar un nuevo escenario donde nada volverá a ser como antes.

Juego de pactos