LA JUDÍA

|

Hace unos días compartí a través del Facebook un meme fotográfico en el cual aparecía una joven mujer soldado israelita con una papeleta en su mano derecha, votando en una urna que tenía pegada una imagen de un candelabro hebrero de siete brazos; el famoso “menorá”. A los pies de la referida imagen se podía leer en lengua inglesa una frase que decía “Todo lo que ISIS , Hamas, Hezbollalh e Irán odian, en una foto”. 
Efectivamente el meme era muy gráfico pues contenía de forma visual conceptos tales como “democracia y libertad” e “igualdad y respeto por la mujer”.  Israel es el único estado democrático y de derecho existente en el Oriente Medio. Se trata de una república parlamentaria con división de poderes y con un parlamento plural. Allí, en Israel,  existe plena  libertad de prensa, de reunión y sindicación para todos los ciudadanos israelitas, cualquiera que sea su religión.  
Existe igualdad de derechos y obligaciones entre el hombre y la mujer, las cuales han alcanzado los mayores puestos profesionales y de representación. Existe el divorcio y las mujeres tienen personalidad civil plena. Sin embargo este país, está rodeado de estados musulmanes que en unos casos son monarquías personalistas de base tribal, en otros regímenes dictatoriales y en otros casos teocracias o zonas gobernadas por organizaciones terroristas. En dichas naciones árabes no se respeta a la mujer, la cual en un grado mayor o menor continúa estando sometida al hombre. El diferente trato a la mujer es tan obvia, que no merece mayor comentario ¿O sí? El referido meme me trajo una idea a mi mente. Lo compartí en mi propio Facebook y les pedí a mis amigos feisbukianos que le dieran al “me gusta”; petición que realicé con especial énfasis a mis amigos progresistas. Supuse, iluso de mí, que se llenaría de “me gustas” de muchos amigos de diferentes tendencias de izquierda con los que comparto espacio y red virtual. Y sería del todo lógico, pues en Europa han sido históricamente los movimientos de izquierdas los que han defendido con mayor intensidad la igualdad de la mujer o la fundación de repúblicas democráticas. Pues no hubo suerte.

LA JUDÍA