Corrupción

|

Lo peor de todo ya no es la crisis en la que estamos inmersos, sino las diferentes actitudes de ciertos personajes públicos (empresarios, banqueros, políticos…) que nos han llevado a esta desagradable y lamentable situación. Como vemos, cada día, sigue la corrupción y el enriquecimiento de unos pocos a costa de la mayoría de ciudadanos. Se ha generalizado una práctica realmente insolidaria entre varios responsables financieros, empresariales y políticos, principalmente, a través del abuso de poder para su propio beneficio personal, sin ningún tipo de escrúpulos.

Mientras tanto miles de familias, de nuestro país, viven en la miseria, sin apenas ingresos económicos y acudiendo a comedores sociales o entidades benéficas en busca de ropa, alimentos, incluso de “limosna” para poder pagar sus hipotecas o alquileres y no tener que quedarse a vivir debajo de un puente. A muchos de estos sinvergüenzas poco les importa esta realidad social, únicamente les preocupa su propio bienestar y siempre tienen algún argumento para justificar sus acciones y mantener sus conciencias tranquilas.

Sin duda hay que tomar medidas civiles y penales drásticas y ejemplares para todos estos desalmados a quienes en nada les preocupa el bienestar general y la justicia social, debiendo retomar principios básicos y fundamentales como el honor, la humildad y la honestidad entre todos los servidores públicos.

Corrupción