Perplejidades

|

Nos dicen desde el Partido Popular y sus terminales mediáticas de palmeros que los presupuestos que aportará el Gobierno al Parlamento “son populistas” y traerán consigo a los cuatro jinetes del apocalipsis…
Y, además, hacen trampa con las cifras pues la subida fiscal afectará al 0,5 por ciento de los contribuyentes más acaudalados y al 1 por ciento de las empresas. O sea, un aumento moderado que ni le “roza” a lo que la caverna llama clase media. Y hay otra curiosidad: el PP de Feijóo subirá un 2,4 por ciento el salario de los empleados públicos (que ganan más de 900 euros) y el mismo PP en Madrid se opone a la otra medida.
Como viene siendo habitual desde la derecha se cuida con mimo a los suyos y de ahí su crítica al aumento salarial (900 euros, mínimo), puesto que “traerá el cierre de muchas empresas y la huida de otras que venían en camino”.
Tal vez no recuerden que cuando pasamos de la peseta al euro quien pagó el pato fue el ciudadano medio, puesto que el café, los pimientos de Padrón, el periódico –por poner tres ejemplos comunes– casi doblaron el precio y ahora se prepararon con aumentos en el gas, la electricidad, la gasolina y un amplio etc. Y es que con la política marianista aumentaban los cresos y… los pobres. No es opinión, es estadística.
Me deja perplejo que el obispo que encubrió los actos de pederastia en la diócesis de Astorga, presida una comisión para estudiar los cientos de casos perpetrados bajo su mandato.
Perplejidad y cabreo al enterarme que Cotino, exdirector general de la Policía con el PP, para el que piden once años de cárcel por malversación de fondos y cohecho, presentó un libro sobre ética en sede policial ¡sin estar esposado!
Perplejo y algo asustado me entero de que Tejero condenado a treinta años por el 23-F, asistió en Rincón de la Victoria (Málaga) a un acto organizado en honor a la patrona de la Guardia Civil e por el Instituto Armado…. ¡la que arman, colegas!
Y ahora el jefe de la Policía de Navarra se confiesa en la “red” simpatizante de Tejero y Franco. ¡Socorro! ¿Vuelven los requetés?
Perplejidad ante el cambio de criterio del Tribunal Supremo en el impuesto sobre las hipotecas. Ahora los jueces van revisar su decisión y nos cuenta InfoLibre que el magistrado que ordenó tal cosa estuvo seis cursos contratado por Cunef, universidad propiedad de los bancos españoles.

Perplejidades