El amor a los gorilas y otras perversiones

|

Gisela Allen es escocesa, que es como ser de Zimbabwe, de Birmania o de Monterroso, pero teniendo asumido que el vecino de al lado guarda faldas de cuadros en el armario y se las pone de vez en cuando. Además, Gisela Allen es militante del Partido por la Independencia de Escocia, que la ha nombrado candidata por Glasgow. Hasta aquí todo normal, pero todo se vuelve anormal cuando desvela sus gustos sexuales, que utiliza para criticar que los gais hagan ostentaciónd e su condición sexual: “La vida sexual de la gente debe ser privada. Yo no voy por ahí contando la atracción sexual que siento por los gorilas. Cuando voy al zoo y veo un gorila mis hormonas se vuelven locas. Los encuentro muy atractivos”... Por cierto, Allen está a favor de recuperar la guillotina y de que las mujeres con hijos pequeños dejen de trabajar. Acabáramos

El amor a los gorilas y otras perversiones