DEFENSA Y LA CRISIS

|

Tenía que ser. Si la crisis mina los recursos del Estado incesantemente, el Ministerio de Defensa no podía echar la casa por la ventana en el Día de las Fuerzas Armadas. Y no lo va a hacer. Es más: reduce las celebraciones a su mínima expresión. No va a haber un acto central destacado, lo que no ocurría desde que se instauró el Día, en 1978. Sólo tendrá lugar un acto diferenciado, el 2 de junio, para que el Rey participe. Ya el ministro Morenés, el año pasado, disminuyó el gasto de dicho Día en un 85%. Es decir, de 1,3 millones que había costado la última celebración con los socialistas se bajó a menos de 200.000 euros. No hubo desfiles ni exhibiciones espectaculares y se eligió Valladolid, para no gastar mucho en el traslado de tropas y sólo se homenajeó a la Bandera y a los Caídos. Y este año la reducción será mayor. En 2013 el presupuesto de Defensa cayó más. Es decir, se suprime el acto central y durante la semana que va del 27 de mayo al 2 de junio en muchas provincias los militares organizarán jornadas de puertas abiertas, juras de bandera civiles, carreras populares y exposiciones. Todo, casi gratis.
Habrá, eso sí, un mínimo acto que presidirá el Rey, con Morenés y las principales autoridades militares. Siempre que regresó a la escena pública, Juan Carlos I eligió fechas castrenses para hacerlo: 2010, 2011 y 2012. Ahora repite. Permanecerá de pie en algunos momentos solemnes y entre personas de su confianza y en un medio fiel a su figura como militar. O sea, se ha de ver al auténtico Jefe del Estado.
Se reitera, no obstante, en fuentes militares, que de ninguna manera se va a llevar a cabo un acto central como el de pasados años y ello, ni tan siquiera como la versión reducida de 2012. En el izado de la bandera y en el homenaje a los caídos participará una sola compañía y se hará en Madrid para evitar costosos desplazamientos de autoridades. Un acto breve para que el monarca no se canse en exceso, ya que aún no está al 100%.
Y añado yo: menos mal que es este país aún queda un estamento con sentido común: nuestro Ejército.

DEFENSA Y LA CRISIS