Camino de ser Gandhi

|

Jordi Turull y Josep Rull formaban una pareja ejemplar. Podrían ser los componentes de un dúo destinado a revolucionar la Nova Cançó; también podrían ser la pareja de centrales de la Llagostera, pero son dos exconsellers de Puigdemont que pasaron una temporada en la cárcel de Estremeras. Al salir revelaron que el tiempo en prisión había servido para reafirmarlos en sus ideales y hacerles más fuertes. Afirmación que invitaba a pensar que debían pedir el reingreso en el penal, para que todavía se asentase más su independentismo y llegasen a ponerse más cachas que Hulk. Sin embargo, no solo no lo hicieron, sino que el dúo se rompió. A Turull le dio por declararse en huelga de hambre y desde el lunes no come nada –esa es la versión oficial–. Pero los lazos carcelarios son indestructibles y Rull ha decidido también apuntarse al ayuno. Veremos si cuando los indulte Pedro “La sonrisa” Sánchez no se dedican a peregrinar por la república cubiertos únicamente con un pañal como Gandhi; que ya se sabe que se empieza pasando fame por voluntad y se acaba de pacifista.

Camino de ser Gandhi