Montoro buscó, buscó y encontró

|

ALGUIEN de vista preclara identificará a Montoro con los ejemplares de una raza canina y lo clavará, pero mientras España entera permanezca sumida en la ignorancia habrá que calificarlo de vulgar perro de presa. Y es que sus cachorros abrieron hasta treinta inspecciones fiscales al despacho Nummaria antes de que saltase el escándalo en el que se vieron envueltos Imanol Arias y Ana Duato. Anda que si cada interrogatorio a un investigado empezaba con “Cuénteme...”.

 

Montoro buscó, buscó y encontró