Compromiso, gol y lesión, todo en uno

|

Tarde de fútbol en el estadio Sausalito de Viña del Mar. El equipo local, el Everton, no el inglés sino el chileno, recibe al Deportes Antofagasta. El venezolano Eduard Bello, centrocampista visitante, marca el 0-1 y corre hacia la grada. Se arrodilla y le pide matrimonio a su novia, Gabriela Brito; incluso le ofrece un anillo de compromiso. Ella, emocionada, le da el sí; los espectadores aplauden como locos. Vuelve al campo y el árbitro –quizá un acérrimo defensor del celibato– le muestra la tarjeta amarilla por abandonar el terreno de juego. Poco después choca con un contrario y se rompe el peroné. ¡Como para mantener el compromiso!

Compromiso, gol y lesión, todo en uno