Las malditas hemerotecas

|

qué cruel es la hemeroteca con los políticos. Pobre Pedro Sánchez, que tiene que soportar ahora que considera que lo de los secesionistas catalanes no se puede considerar un delito de rebelión que una y otra vez le recuerden que, antes de depender de sus votos para poder mantenerse en La Moncloa, consideraba justo lo contrario. Y es que los medios de comunicación se están convirtiendo en una especie de memoria colectiva que sirve, entre otras cosas, para desenmascarar a los que mienten y, en política, abundan muchos ejemplares de aprendices aventajados de Pinocho.

Las malditas hemerotecas