¿Me conoces, marcarita?

|

Copio del libro “Liquidación total”, de Petros Márkaris, y segundo de la Trilogía de la Crisis. “Mientras los griegos ricos se las ingenian para no pagar impuestos, los griegos empobrecidos por la crisis solo pueden indignarse ante el escandaloso fraude fiscal o desesperarse ante el empeoramiento de la situación. Sin embargo, un hombre decide pasar a la acción y tomarse la justicia por su mano”. He de añadir que en el libro se “desaconseja imitar los hechos narrados en la novela”.

Pero como es Martes de Carnaval vamos a dejar para otro día las reflexiones profundas y fijémonos en las caretas, las máscaras, que esconden al verdadero personaje aunque, fijándose un poco, resulta perfectamente reconocible.

Los ciudadanos empobrecidos por la crisis, indignados ante el fraude fiscal, desesperados con el empeoramiento de la situación y hartos de la corrupción, no tienen duda de descubrir a quien se esconde bajo el disfraz de “dama boba”, pues retrata su silueta una bata de sanitario o una cartera ministerial “modelo” Louis Vuitton. ¡Ni siquiera engañó a Esperanza Aguirre!

Todos sabemos, por estos lares, quienes estaban por aquí en 1999 o en 2007, cuando Fraga era presidente y Crespo secretario de organización del PP y, por cierto, don Alberto funcionario con cargo en plaza.

A todos ellos les conocemos sin necesidad de que se quiten la mascarita… También conocemos nombres y apellidos de las señorías del PP que se niegan a hacer públicas las declaraciones de la renta porque consideran con que con la divulgación de las de patrimonio ya es suficiente. Señores, ¡caretas fuera! Que hasta su gran jefe prometió mostrar esos papeles.

A cara descubierta (caretas fuera!) apareció el señor Mantilla repitiendo lo que hace días dijo en la “tele” Xosé Luis Barreiro. Dos caballeros que tienen larga experiencia sobre el vuelo de la gaviota.

Ahí tienen, escondiéndose detrás de la careta de sus colaboradores, al gran patrón Baltar respondiendo ante la Justicia que lleva los ojos destapados.

Los vecinos conocen, de sobra, a quienes hay que tirarle de la máscara y por eso en desfiles y comparsas (¡lástima de apropósitos!) se pone en solfa a Bárcenas, a la diagonal de A Gaiteira; entre chiflas y rechiflas se le “sacan” los colores al gobierno de Feijóo poniendo, uno a uno y en fila, haciendo cola en el servicio de urgencias de A Coruña.

Mascaritas, ¡os conocemos!

¿Me conoces, marcarita?