Un juicio con pocas sopresas previas

|

A estas alturas ya poco queda por saber de qué papel jugará la fiscalía con los secesionistas encarcelados. Como si de los días previos a la presentación de un teléfono de gama alta se tratara, ya se conoce que, al final, el ministerio público solicitará las penas mínimas, que oscilan entre los 15 y los 25 años de reclusión. Eso sí, queda por determinar el papel que se le otorgará en el juicio a Oriol Junqueras, para la acusación el principal instigador del golpe fallido.

Parece que solamente él podría recibir un castigo más severo por su papel de actor principal en este drama a plazos que fue (y sigue siendo) la declaración de la república catalana.

Un juicio con pocas sopresas previas