Sin perder el centro

|

Seguramente muchos probables votantes de Ciudadanos se sentirán más tranquilos después de que los dirigentes del partido quieran poner freno al entusiasmo del PP por entenderse con Vox. Y es que los populares no manifiestan ningún resquemor a asociarse con Vox. Pero Rivera y los suyos han decidido poner el pie en el freno e intentar convencer a Susana Díaz que se abstenga para facilitar la formación de un gobierno en el que ella no estará. Una pretensión difícil porque los socialistas prefieren que Cs se tenga que enfrentar a la contradicción de apoyar un gobierno del PP también apoyado por Vox.

Pero mientras tanto desde Ciudadanos quieren dar señales de que no se van a alejar del espacio de centro. Otro ejemplo es que Juan Carlos Girauta, portavoz parlamentario de este partido, haya asegurado que cuando se celebren las elecciones su intención es pactar con partidos constitucionalistas y eso alcanza lo mismo al PP que al PSOE. Eso sí, Girauta no ha podido obviar la salvedad de Andalucía porque considera que tras casi cuarenta años de gobierno socialista es hora del cambio aunque no vaya a ser que ese cambio suponga que el próximo gobierno andaluz cuente con el respaldo de Vox.

Los dirigentes de Ciudadanos empiezan a darse cuenta de que sus votantes no pasan por verles del brazo con Vox. De ahí que Girauta haya querido aclarar que la política de pactos seguirá siendo la de “acuerdos variables”, es decir, que en algunos sitios pactarán con el PSOE y en otros con el PP, pero no con Vox

Luego ya se sabe que del dicho al hecho media un abismo pero al menos sirva este compromiso para tranquilizar a los votantes. A nuestro país le viene bien tener un partido centrista, capaz de entenderse a derecha e izquierda, por más que Ciudadanos no aspire a desempeñar eternamente ese papel sino a gobernar. En cualquier caso la pretendida excepcionalidad de Andalucía coloca en una situación difícil a Cs porque si se forma un gobierno bajo los auspicios de Vox hará que muchos centristas se lo piensen dos veces antes de confiarles el voto.

Sin perder el centro