La caída del PIB se acelera

|

Sa economía española acelera su caída. Hace unos días rebajaban sus previsiones de crecimiento el BC o Funcas y ahora el Banco de España. Lo sorprendente es que el banco emisor lo ha hecho nada menos en 4 décimas, hasta situarlo en el 2% y en el 1,7% para 2020. Asegura en su informe trimestral un notable debilitamiento de la demanda interna, un importante retroceso de la inversión en bienes de equipo y un escaso dinamismo tanto de las exportaciones como de las importaciones. Y, lo más preocupante, observa que la economía refleja una resistencia menor a la incertidumbre, por la desaceleración global, de lo que se podía pensar hace unos meses. En consonancia con estas peores previsiones, estima el Banco de España que la tasa de paro será 2 décimas más alta de la prevista inicialmente y que se situará en el 14,1%. Las dos únicas noticias menos malas son que el déficit público no se desviará de lo previsto y que no atisba recesión en el corto plazo. Eso sí, no lo descarta si los factores negativos, que son muchos, siguen su camino y no se solucionan o se agravan.

En todo caso, la incertidumbre es muy elevada y venimos advirtiéndolo desde hace meses, ya que lo vienen mostrado los datos conocidos y los que señalan los indicadores adelantados del Ministerio de Economía. Es obvio, que en España todo se va a complicar más por la situación de incertidumbre política que vivimos desde hace años. Ahora, nos enfrentamos a una repetición de las elecciones y de momento no parece que vayan a aclarar las cosas, teniendo en cuenta además que habrá un actor político más. La fragmentación puede volver a hacer un país ingobernable.

Habrá que esperar hasta el 10 de noviembre para comprobarlo. Pero es evidente que en el mejor de los casos podríamos estar hablando de tener un gobierno en enero. Serían muchos años perdidos para las reformas que necesita la economía y el saneamiento de las cuentas públicas. Problemas como el de la sostenibilidad de las pensiones o la productividad no pueden esperar. Políticas económicas y adopción de medidas que permitan elevar la capacidad de resistencia ante un empeoramiento del contexto macrofinanciero global. En concreto, lamenta que se dispone de pocos detalles acerca de la política fiscal, en un contexto en el que el elevado nivel de deuda pública hace que las finanzas públicas sigan presentando “elementos de vulnerabilidad ante eventuales perturbaciones adversas”.

La caída del PIB se acelera