Un congreso esperado desde hace más de doscientos años

|

NADIE era consciente en España de lo larga que se había hecho la espera. Más que nada porque los que empezaron la espera llevan muertos un buen número de años; ellos, sus hijos, sus nietos, sus bisnietos y varias generaciones más, pues todo empezó en las Cortes de Cádiz, allá por 1810, ¡xa choveu! Pero, al fin, gracias a Albert Rivera, el político antes conocido como Adolfo Suárez, se ha producido el santo advenimiento. “Los liberales de Cádiz han vuelto”, proclamó el ciudadano naranja en el cierre de la asamblea de su partido. Lo primero que deberían hacer es pasar por la ducha y bañarse bien de colonia, porque después de dos siglos muy bien no deben de cheirar y, además,así se librarán también del aroma a socialdemócrata que le gustaba desprender a Rivera cuando pensaba que ahí podía sacar tajada. ¡Ay...!, por el interés te quiero Andrés. 

Un congreso esperado desde hace más de doscientos años