LA OBLIGACIÓN DE REACCIONAR

|

El paso de las horas permite a la afición del Deportivo asimilar la derrota por aplastamiento que sufrió su equipo ante el Real Madrid. No queda más remedio que hacerlo, porque los blanquiazules tienen mañana otra de las grandes citas de la temporada; nada menos que el derbi gallego. Ambos equipos se presentarán en Balaídos con dos dinámicas totalmente distintas, pero eso no puede significar de antemano que los jugadores de Víctor Fernández tiren el partido. Al revés, están obligados a reaccionar y demostrar que la goleada que encajaron el sábado fue un “accidente” del que se han recuperado. Y, desde luego, tan importante como conseguir un buen resultado es poder salir del campo con la cabeza alta al final de los 90 minutos.

LA OBLIGACIÓN DE REACCIONAR