Más huye a todo filispín de un escrache marítimo

|

UNO ya no está a salvo de nada ni cuando navega en una embarcación deportiva de 12 metros de eslora por las plácidas aguas de Menorca. Te montan un escrache marítimo y tiene que huir a toda máquina. Andaba Artur Mas, que se jacta de ser un gran marino –condición que le debe de venir por vía genética, pues su tatarabuelo Joan fue un famoso traficante de esclavos– patroneando su yate por la isla cuando lo avistaron otros marinos y le montaron un temporal de los gordos. Le afearon que no llevara la bandera de España como es obligatorio. No era fácil comprender todo lo que le gritaban, pero sí que le llamaron “ladrón” y “cobarde” y que se escucharon vivas a España. El capitán Mas levó anclas y regresó a puerto despavorido. Y es que para mariñeiros nós

Más huye a todo filispín de un escrache marítimo