Las cosas como son

|

Y¿hablamos de indultos? El gobierno de Aznar, que por cierto indultó a los socialistas Vera y Barrionuevo, protagonizó el más criticado de la historia reciente: al comandante y al capitán médico que falsearon la identidad de treinta fallecidos en el accidente del Yak-42. Sigo: a un guarida civil que grabó una agresión sexual (era hijo de concejal de Gijón y secretario del PP asturiano) más: a un kamikaze que provocó un grave accidente de tráfico (era hermano de un exalto cargo del P) y son, algunos de los más recientes. ¿Qué le parece?

Otra historia ¿olvidada? de estos tiempos: el PP en tromba –repasen las hemerotecas– criticó la formación de la UME –Unidad Militar de Emergencias– a la que llamó despectivamente “los soldaditos de Zapatero” y ahora, quien te ha visto y quién te ve, piden a gritos –el PP de Ayuso, Casado, Gamarra y resto de la tropa – que acudan al auxilio de los madrileños. Naturalmente la ciudadanía no perdió la memoria por mucho que Génova se “monte” un relato para tapar la ineficacia de la comunidad madrileña.

Aquí Sanidade mantiene ocultos los datos de las listas de espera mientras presume Feijóo de gestión sanitaria al tiempo que critica las manifestaciones de los profesionales a quienes ofendió  con su famosa “esmola” para copas. El Colegio de Periodistas ha exigido conocer esos datos y son muchos los médicos que piden volver a la actividad ordinaria de las tardes. Se multiplican los casos en los centros de mayores, de nuevo y de forma muy señalada, figuran las administradas por la fundación San Rosendo.

Esto puede parecer un aquelarre pero es lo que la ciudadanía expone por su experiencia acumulada durante días de temor y sufrimiento. Es, conviene repetirlo, la herencia que nos dejó una administración que recortó los gastos sanitario a la vez que beneficiaba a la medicina privada. Hoy, de nuevo, muchos pacientes que tenían cita en los hospitales públicos están siendo derivados a la privada. 

El portavoz de SOS Sanidade Pública, ironiza que mientras los ciudadanos no pueden ser recibidos por su médico, como no sea por teléfono, acude a otros especialistas que no tienen restricciones para las consultas presenciales.

Y en el sector de la enseñanza se reclaman a la Xunta más medidas a la vez que el Sindicato de Enfermería denuncia ante la Fiscalía de Menores “el grave riesgo que corren los niños y en los centros educativos por falta de medios.

Las cosas como son