LA OBSESIÓN ABSOLUTA

|

Ahora son los “narcorradares”. La obsesión del alcalde de Vigo por reclamar para su ciudad todo cuanto tiene A Coruña carece de límites; tenga o no sentido la petición, el la formula, aunque por suerte hasta ahora su éxito ha sido nulo. Sin tener en cuenta sus anteriores solicitudes, la de los “narcorradares” bordea el absurdo, porque, entre otras cosas, en un momento de crisis económica en el que se intenta aquilatar cualquier gasto, por bajo que sea, trasladar el servicio supondría un derroche inadmisible. Una razón tan concluyente como que A Coruña es la única ciudad gallega que dispone de la única infraestructura idónea para el centro debería servir para zanjar el asunto.

 

LA OBSESIÓN ABSOLUTA