Descubriendo a Casado

|

Luego de sus “paridas” sobre el descubrimiento de América, añadiendo que la hispanidad fue el hito más importante del mundo solo comparable con la romanización”. Esa soflama patriótica que “chirría” por falsa, fatua, peligrosa y grosera fue contestada por tres historiadores que ahora mismo, resumidas, les traslado a ustedes: ni la hispanidad es la época más brillante de la humanidad ni España es la nación más antigua del mundo”, responde uno. 
Al político que dice esas cosas le importa un bledo la historia, busca halagar a su hinchada. Además demuestra su ignorancia”, añade otro y, Santos Juliá, catedrático emérito de la Historia Social y del Pensamiento Político advierte: estos discursos ultranacionalista acaban siempre en catastrofistas, puesto que exacerban los posibles conflictos y lo llevan a un punto de violencia. No hay más que recordar experiencias del siglo XIX y XX. El resumen es que no solo investiguen al señor Casado su máster sino su bachillerato.
Pero por si fuera poco el líder del Partido Popular se fue a Europa para “prevenir sobre las cuentas de España (los presupuestos) que comparó con los de Italia. Asunto que, ¡manda carafio!, desmontó su mano derecha en temas económicos y antiguo alto cargo con Mariano, Alberto Nogal, que desmintió a su jefe con un escueto: “Eso no es cierto”. 
Con todo esto, queridos lectores, y después de recordarles que, por ejemplo, el aumento de pensiones al IPC fue negociado por Rajoy con el PNV, que puso precio a su voto, por lo que es bueno advertirle de que si el aumento a novecientos euros como salario mínimo, se tuerce por culpa de Casado, lo recuerde en mayo que hay elecciones. 
Y si el presupuesto “pasa” la nota en Europa recuerde que si gana algún año las elecciones el partido del señor Casado, derogarán esa decisión, volverá a recortar la ayuda a la dependencia, suprimirá la cifra de los  millones dedicados al gasto social  y quién  sabe si nos “devolverán” la democracia orgánica que tanto le gustaba a Franco y, por lo que se ve, a sus herederos.
Se trata, pues, de ir descubriendo, no ya América que ya lo está, sino al señor Casado, muestra del patriota que coloca en el balcón, y también en la muñeca, la bandera, pero al mismo tiempo desprestigia a sus gobernantes y, por lo tanto, a los ciudadanos que los votaron, así como al país entero. Por eso hay que prevenir, descubrir lo que nos puede caer encima.  

 

Descubriendo a Casado