El empadronamiento a la carta es lo que mola en A Coruña

|

EL Parque Ofimático lleva veinticinco años en el paritorio, pero no acaba de asomar la cabeza. ¡Qué más da! si la Marea, nasía pa’ganá, ya está montando del otro lado de Alfonso Molina, en Pocomaco, un polígono residencial. Cada vez son más las personas empadronadas en el parque empresarial. Que el Plan General determina que solo podrán vivir en las naves industriales los encargados de la seguridad o el mantenimiento... ¡menuda tontería!, allí establece su domicilio cualquiera al que le pete. Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, lo ha explicado con claridad: “Non acabo de verlle a irregularidade á inscrición”. Y, por supuesto, ha aprovechado para descargar toda responsabilidad sobre los funcionarios: “Non estou ao tanto das altas e baixas do padrón: É unha cuestión que leva o funcionariado”. Esto cheira a Bens, como lo de los pisos del abajo firmante. Va a tener gracia el día que llegue alguien y se empadrone en el número 1 de la plaza de María Pita. En cuanto esté inscrito, igual hasta desahucia al alcalde de su despacho. ¡Qué horror!, A Coruña se quedaría desvalida. FOTO: ferreiro abre la puerta de su despacho, donde por ahora es el único empadronado | aec

El empadronamiento a la carta es lo que mola en A Coruña