ESTO ES LO QUE HAY

|

Comprendo que a don Mariano le guste otro paisaje. Ya saben: el conejo loco, el relojero, la princesa de los naipe y Alicia feliz en el País de las Mil Maravillas… Pero aquí, en este recuncho del país de los mil ríos, se ve otra cosa: que el paro sube –en Galicia más que en todas partes y tenemos que sumar que aumenta el número de jóvenes que emigran– y es que desde este balcón la vida se ve como es en las calles y plazas, donde el común del personal resiste venciendo su rabia con humor y verdades como puños. Este es un ejemplo de chiste de barra de bar: Aquí no hay peligro con las carnes procesadas. ¿Ejemplos? Los chorizos que por ahí andan todavía sin proceso en marcha…
Pero hay, también, rabia. Mucha rabia. Leemos en “El País” que Margallo, cuando se pueda, incluirá el catalán y el euskera como optativas en toda España. ¿Y el gallego? Para el PP no hay nada, más que votos sumimos, a este lado del telón de grelos… 
Se conocen nuevas cifras del paro: aumenta y así tres meses seguidos. El 91% de los contratos son temporales o a tiempo parcial (ejemplos: limpiadoras con tareas de dos horas diarias… aunque el trabajo dure seis). Aumenta el número de parados sin subsidio. En total el número de afiliados a la Seguridad Social es menor que hace cuatro años. Una legislatura perdida, llena de engaños y sacrificios de los ciudadanos.
Según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIRF) entre las comunidades que menos crecen está Galicia.
La renta de los españoles bajó, en este tiempo de políticas marianistas, 8,5 puntos. Claro que el precio de la energía aumentó un 60%, lo que significó el aumento en la cifra de ciudadanos padeciendo pobreza energética…
Desde el balcón se “albisca” cómo nos ven, cómo nos juzgan, desde Bruselas. Sus informes más recientes sitúan a España, en una lista de 33 países, en el puesto 30, en justicia social y a la cola, igualmente, en calidad democrática. Europa nos “catea” en eficiencia energética, una norma puesta en vigor por la CEOE y aquí la autoridad se la pasa por el forro, pues el 84% de nuestros hogares suspende. No alcanza la eficiencia necesaria. 
Y visto lo visto desde este balcón que observa pasar el tiempo, si este es el presente, es necesario cambiarlo por un futuro mejor.

ESTO ES LO QUE HAY