Las dudas de uno y la certeza de otra

|

PEDRO “La sonrisa” Sánchez ya duda de si presentarse o no las primarias. O se ha dado cuenta de que la vuelta España al volante de su coche que había prometido le sale más cara que unas vacaciones en Almuñécar o en Los Ángeles, o la escasa asistencia a sus bolos –más exigua que a los mítines del PSdeG en las campaña de las autonómicas– lo ha desanimado, pero el caso es que ya no tiene nada claro que vaya a pelear por recuncar como secretario general. Sin embargo, la díscola Rocío de Frutos no pierde la esperanza de que repita, pues “los militantes quieren que se presente”. Si entre esos militantes incluye a los de Ourense va a ser que no, porque a ella, la sanchista por excelencia de la provincia, la relegaron a un puesto de relleno en las primarias para las listas al Congreso y si acabó de número uno fue porque José Ramón “O Garañón” Gómez Besteiro y el propio Sánchez la auparon con un pase mágico. Ahora, eso sí, hay certeza absoluta con respecto a que De Frutos es un estómago agradecido.

Las dudas de uno y la certeza de otra