UN HUECO QUE SE AGRANDA

|

La salida de la Confederación de Empresarios de A Coruña (CEC) del patronato que se encarga de la gestión de Expocoruña supone la ratificación de que las relaciones del presidente de la patronal, Antonio Fontenla, con el Ayuntamiento no son buenas. El origen de las discrepancias está en una supuesta deuda de 3,2 millones que la corporación municipal tiene con las promotoras de Someso por la construcción de la avenida de la Universidad y los accesos a Pocomaco. Pero ahora Fontenla ha dado un paso más, ampliando las diferencias entre ambas partes, que van camino de convertirse en un abismo, pese a que tensando la cuerda lo único que se conseguirá es perjudicar a la ciudad en su conjunto, pues los beneficios que puedan reportar recintos como Expocoruña se extienden a todos. Convendría, por lo tanto, que se impusiera el interés general.

UN HUECO QUE SE AGRANDA