El galimatías, según Soria

|

El Gobierno harto de aguantar a las eléctricas ha sentenciado por boca de RD: “Se van a enterar”. No miente, la norma les obliga a realizar un alto desembolso económico al tener que cambiar sus tradicionales galimatías de cobro por un sistema, dicen, capaz de aportar transparencia a los consumidores.  
Eso sí, una vez implementado, les liberara de vivir en los márgenes de la impunidad para hacerlo en la legalidad. Y es que los usuarios seguiremos recibiendo las ininteligibles facturas de siempre con lecturas reales del contador, pero con la variante de que pagaremos por cada kilovatio según el precio diario de mercado mayorista, pool. Sencillo y justo, te levantas el lunes a golpe de linterna, enciendes el ordenador a fuerza de batería y compruebas a pie de pool el precio del kilovatio. Que está de saldo, enciendes la luz, enchufas el ordenador, te afeitas, asas el pollo del viernes y si estás de humor le das un calentón a los radiadores para que no pierdan conciencia de ser ni noción de estar. Luego sales de casa sin embarcarte en el neurótico rito de cazar bombillas encendidas o ultimar las rojas lucecitas de espera.
No olvides anotar cada día el precio real que marca el OMIE, porque solo así sabrás si de verdad tarifan bien, no sea que te cobren a precio de viernes lo del lunes y siguientes. Ten en cuenta que no te enfrentas a un contador analógico sin cualificación sino a un contador inteligente.

El galimatías, según Soria