El poder de radicalización de la Play

|

QUIENES daban por muerto y enterrado a Íñigo “El niño de San Ildefonso” Errejón de cara a Vistalegre II se equivocaban. La victoria mínima que logró Pablo “Viva la Gente” Iglesias en la consulta con las bases lo demuestra, pero casi hubiese sido mejor que se quedase en el panteón de podemitas ilustres, porque lo de ayer fue antológico. No se le ocurrió nada mejor que culpar de atentado de Berlín a... ¡los videojuegos! Aún va a resultar que Messi es tan bueno porque se pasa días enteros jugando a la Play.

El poder de radicalización de la Play