El Presupuesto que A Coruña se merece

|

C on octubre a la vuelta de la esquina, asistimos a la declaración de intenciones del Gobierno local para construir el Presupuesto 2020, el instrumento esencial para atender las necesidades reales de los coruñeses y las coruñesas. El Partido Socialista afronta una tarea sensible y cargada de responsabilidad, sobre la que  ha sembrado ya algunas dudas.
Se anuncian negociaciones a partir de la semana que empieza mañana. Pero ya hay movimientos inquietantes. La Marea Atlántica se ha colado en el copioso álbum de fotos de Inés Rey para anunciar, entre otras, un área metropolitana. Ha bastado un amago de pataleo para que los socialistas doblen. A cambio, y sin conocer ni una cifra de las cuentas, la Marea ya ha comprometido su apoyo.
Este Gobierno local es prisionero de la Marea y así lo ha demostrado desde la toma de posesión. Peor aún: además de rehén se está convirtiendo en marioneta de la Marea. Su acción de gobierno está marcada por los deberes que le impone el grupo atlántico: todo lo que dejaron sin hacer en el mandato anterior. Mucho. 
Todo apunta a que el PSOE dejará al partido preferido por los coruñeses para el final. No importa. Tenemos ideas que suman y estamos encantados de que nuestro proyecto compartido sea su fuente de inspiración. Nosotros propondremos un Presupuesto responsable para una ciudad con carencia inversora. Necesitamos ya una Coruña más dinámica, más responsable, más social, más segura, más saludable y más limpia. 
Exigimos para ya la elaboración de un Plan de Choque para adecentar la ciudad como se merece, dotado de presupuesto y de “sentidiño”. Una administración telemática real, que no maree al ciudadano, que ayude al comercio y la hostelería y que atraiga inversiones foráneas. Seduzcamos a los emprendedores con ventajas fiscales, seamos una ciudad libre de tasas para ellos. Es hora de que las familias sean el centro de la Coruña social, bajando el IBI en un 10%; rebajando desde el consenso el transporte público a familias numerosas y mayores, y a coste cero para los menores de 19 años. Construyamos nuevas escuelas infantiles.
Debemos avanzar hacia una ciudad más saludable, más humanizada y con  mejores instalaciones deportivas. No podemos seguir en la cola, con escasas y vetustas infraestructuras. Es urgente dotar de más ayudas, reales y eficaces, a los clubes y, por supuesto, evitar la imagen tercermundista de las colas nocturnas para lograr plaza en las Escuelas Deportivas.
Crezcamos en orgullo de ciudad con un impulso a todos nuestros barrios, con planes específicos para aquellos que son imagen y parte de nuestra historia. Es el momento de que la Ciudad Vieja recupere su esplendor con un proyecto que le devuelva vida y luz; de que el Orzán-Pescadería recupere la calma, y de ir abriendo A Coruña al mar, comenzando por negociar con la Autoridad Portuaria los espacios que ya están disponibles y autorizando el baño el Parrote. Y, después de 27 años, iniciemos el camino para completar el Paseo Marítimo hasta el puente de A Pasaxe.
Son propuestas asumibles, respaldadas por cifras y enfocadas a hacer una ciudad más vivible y más sostenible. 

El Presupuesto que A Coruña se merece