Siempre el tiempo

|

El tiempo marca la diferencia a la hora de dar forma a las obras musicales. Tratándose de grupos instrumentales, se necesita tiempo para ensayar y ensamblar todos los detalles referentes a las partituras. Tiempo fue lo que tuvo “La Cetra Barockorchester” para preparar la ópera “La Fida Ninfa”, de Vivaldi, que este martes interpretaron en el Teatro Rosalía dentro del ciclo “Temporada Lírica 14/15”.
Este fantástico conjunto barroco rodó la ópera en Amsterdam y Madrid, justo antes de interpretarla en La Coruña. Estos conciertos previos sin duda sirvieron para conseguir lo que vimos en el Teatro: un grupo instrumental barroco con una profesionalidad técnica innegable. Magnífica la tersura de la cuerda frotada y la sensación sólida de conjunto en la sección de violines. Del grupo de instrumentos reservados a la realización del bajo continuo destacó la cuerda pulsada, en donde archilaud, tiorba y guitarra barroca –de corte italiano con fondo curvo– consiguieron hacerse escuchar de forma sorprendente.
Lo que no estuvo tan bien elegido, a nuestro entender, fueron los tiempos de las arias, haciendo sufrir con ello a las cantantes, que forzaron sobremanera la mayoría de las coloraturas, cuando no pasaron por ellas de puntillas.
Observamos desde hace tiempo en grupos historicistas una clara y definida intención por conseguir una nueva meta: romper el reloj. No deberían olvidar que la música está creada por y para la interpretación y deleite del ser humano, con sus limitaciones físicas. Creemos que por esto y no por cansancio de las funciones anteriores es por lo que Roberta Invernizzi y María Espada se vieron “justas de tiempo” en aquellas arias de especial dificultad. No así en las lentas, en las que sus cualidades interpretativas volvieron a acompañarlas.
El conocimiento cada día mayor en este campo debería llevarnos a un enfoque interpretativo global, desde múltiples aspectos, tanto los que se refieren al estilo de época y autor como a los que guardan relación directa con el desarrollo de la velocidad a lo largo de las obras. Variados escritos y métodos de la época pueden servirnos de guía en este campo.

Siempre el tiempo