Un haragán que es feliz con su físico

|

Gran Hermano es cada edición un programa más esperpéntico –¿será por eso que lo presenta Jorge Javier Vázquez?–. Y ya no digamos cuando se trata del formato VIP. La casa se llena de unos tipos que no se sabe qué méritos reúnen para disfrutar de esa categoría y protagonizan situaciones que parecen una clase magistral para aprender a sentir vergüenza ajena. Una concursante, Miriam Saavedra, no se lleva muy bien con su compañero Suso Álvarez. Esas diferencias la llevaron a llamarle “haragán”. La respuesta fue demoledora: “Con mi físico no te metas”. No te preocupes, míster mundo, que no va por ahí la cosa.

Un haragán que es feliz con su físico