Día del Medio Ambiente

|

repasando unos papeles me encontré con lo que se conoce como “el primer manifiesto ecologista” que puede explicar mejor que otros muchos eslóganes o discursos, lo que significa el valor de la tierra como patrimonio de todos y no el territorio de unos pocos. 
Este es un resumen de la carta que el jefe de los indios swamish –conocido como  Jefe Seattle– envió en 1854 al presidente de Estados Unidos Franklin Pierce que le pedía precio para comprar los terrenos donde vivían los indios a la vez que les ofrecía una reserva en lo que hoy es Washigton: “Señor Presidente la tierra no nos pertenece. Nosotros pertenecemos a la tierra. ¿Cómo se puede poner precio al cielo o al calor de la tierra?¿Cómo alguien puede comprar la frescura del aire, el resplandor del agua, cada rincón del oscuro bosque” y acaba “usted, presidente puede comprarla o robarla. Será el fin de la vida y el comienzo de la supervivencia. 
Siglo y medio después se pueden usar otros argumentos y preguntas concretas ¿de quién es el agua? ¿Y el aire? ¿Y el sol? Hace muy conto que se gritaba desde nuestras calles y plaza “a augua  e nosa e non de Fenosa”  y ahora hay que  contar con las palas eólicas, las energías renovables y también con los avisos que nos da la madre tierra. 
Que se sepa solo Rajoy y su primo niegan lo evidente: el cambio climático y ya nos asombra pues negaba la Gürtel, la caja B del PP y de la necesidad de cumplir las normas del confinamiento. Los cambios de clima, los avisos de que el mar va a reclamar el territorio que hoy ocupan complejos turísticos o que en estos días –obligados por la pandemia – asomados al balcón o como paseantes felices por poder respirar mejor ya que el tráfico se había reducido. Pero además de nuestra salud está el bolsillo: si el agua, el sol y el viento ¿por qué se añade en el recibo de la luz? 
Después de darle muchas vueltas no le veo otro motivo que las puertas giratorias a las que si les viene bien el viento que las empuja y el sol que calienta muchos bolsillos. Cuando se habla de “privatizaciones” sería bueno en esa lista situar al frente la del agua, el sol y el viento. Ahora nos jugamos la supervivencia como especie. Mañana viernes se celebra  el día mundial  del medio ambiente que necesita a todos y cada uno de nosotros como defensores.

Día del Medio Ambiente