Las graves mentiras de los instalados en la falacia

FOTO: Tejero, pistola en mano, en el congreso de los diputados | aec
|

hay determinados partidos que hace mucho tiempo que están instalados en la falacia. El pasado martes, mientras se celebraba el fracaso de un golpe de estado que podía haber dado al traste con la joven democracia española, los portavoces de unas cuantas formaciones, daban una rueda de prensa paralela asegurando que el rey Juan Carlos I estaba detrás de la asonada. De este modo, ellos, muy progres, abrazaron las tesis franquistas que, por cierto, en el juicio del 23F quedó demostrado que no fue más que un ejercicio de distracción promovido por los golpistas. Tras aquella tarde y aquella noche, y como aseguraron todos y cada uno de los que estuvieron involucrados en los sucesos, el país supo que si el golpe no había triunfado fue porque el rey no quiso. Nada tiene que ver con sus finanzas o con su posible corrupción. Este país está en deuda con don Juan Carlos por aquello y, si se demuestra que con el tiempo se corrompió para beneficiarse personalmente, ya tendrá que rendir cuentas por ello. 

Las graves mentiras de los instalados en la falacia