Presidente nuevo, victoria (casi) segura en el Deportivo

El presidente del Deportivo, Antonio Couceiro | aec
|

Desde que Augusto César Lendoiro finalizó su etapa como presidente del club en 2014 (llevaba desde 1988), el Deportivo ha tenido cuatro presidentes. Todos puntuaron en sus respectivos estrenos. Así empezaron sus respectivas etapas en el sillón presidencial:


Tino Fernández

Lendoiro acabó su etapa con una derrota desde la ‘silla eléctrica’, como le llamaba al asiento que ocupa el presidente del equipo en el palco del Estadio Abanca-Riazor. El equipo perdió ante la UD Las Palmas (1-2) el 19 de enero de 2014. Fue el día del regreso a casa de Juan Carlos Valerón como jugador del conjunto insular. Ahora, el ‘mago’ entrena al filial blanquiazul.


Después de ese encuentro, con el Deportivo en Segunda División, llegó el turno del debut de Tino Fernández. El conjunto blanquiazul, con Fernando Vázquez en el banquillo, se impuso con un tanto de Borja Bastón en El Arcángel a los 88 minutos de encuentro.


Zas, con empate

Fernández, con el que el Deportivo se reencontrará mañana en A Malata (es directivo del Racing de Ferrol desde hace unos meses), finalizó su etapa como la empezó, en la categoría de plata y con tres puntos gracias a una victoria por la mínima (1-0). Fue en Riazor y ante el Mallorca.


Paco Zas llegó a la presidencia blanquiazul gracias al apoyo de Tino Fernández (con sus acciones y las delegadas al Consejo) el 28 de mayo y debutó el 4 de junio ante el Elche con un empate sin goles.

La estancia de Zas en el sillón presidencial duró poco. Solo unos meses. Se fue con una victoria ante el Tenerife (2-1) antes de Navidad. Para entonces ya había presentado la dimisión como dirigente blanquiazul.


Armenteros y Vidal

Le sustituyó, de manera interina, Juan Antonio Armenteros, con el que el Deportivo derrotó en Liga al Numancia (0-1) en el reestreno de Fernando Vázquez en el banquillo.


Armenteros formaba parte del equipo de Fernando Vidal, que asumió el control del club de manera efectiva a mediados de enero de 2020. El Deportivo comenzó su etapa con triunfo en casa ante el Racing de Santander en aquella victoria que llegó con remontada incluida y con un golazo y expulsión de Çolak por celebrarlo en la grada de Riazor. Aún se jugaba con público en el Estadio. La pandemia no había llegado a España.


Con Vidal, el Deportivo enlazó otras cuatro victorias: ante el Cádiz en Riazor, frente al Albacete, contra la UD Las Palmas y en Santo Domingo con el Alcorcón como rival.


Antonio Couceiro

El Deportivo no pudo evitar el descenso de categoría a pesar de la remontada que había hecho y de ser el mejor equipo de la segunda vuelta del campeonato con los mismos puntos que el Tenerife.


El último partido de Vidal como presidente del Deportivo fue el que le enfrentó al Coruxo. Los blanquiazules perdieron en O Vao y la propiedad del club ya le había pedido que se echara a un lado, así que ese encuentro supuso su despedida. El día siguiente, presentó su renuncia por indicación de Abanca y el máximo accionista situó en su puesto a Antonio Couceiro.


El actual presidente también empezó con una victoria, como la mayoría de sus antecesores (salvo Zas). El Deportivo puso fin a una serie de siete partidos seguidos sin ganar y cinco sin marcar. El equipo se impuso por la mínima al Guijuelo en el Abanca-Riazor gracias a un tanto de José Alonso Lara, que no iba a formar parte del once de Rubén de la Barrera.


Lendoiro

Y hablando de presidentes, Lendoiro aseguró ayer que el club coruñés está experimentando el “cambio más profundo en 114 años” de historia, ya que ahora se encuentra bajo lo que él denomina el “mando único”, en alusión a la entidad financiera Abanca y su presidente, Juan Carlos Escotet.


Lendoiro lamentó en un artículo que cayera “en saco roto” su petición a Abanca, máximo accionista del Deportivo, de otorgar “unos días de tranquilidad” en un momento clave para que el equipo pueda seguir teniendo opciones de luchar por el ascenso.


“No fue así. Explotó la bomba anunciada días antes y solo el tiempo nos dirá si la decisión fue acertada. Yo creo que no”, comentó el exdirigente sobre la decisión de la propiedad del club de pedir al Consejo de Administración que encabezaba Fernando Vidal que se echara a un lado e imponer un nuevo equipo directivo con Antonio Couceiro al frente.


Lendoiro consideró que con esos movimientos, “Juan Carlos Escotet se presenta ante los deportivistas a pecho descubierto, tras abandonar por el camino dos escudos tan valiosos como el de Fernando Vázquez, entrenador carismático del club, y el de Fernando Vidal, presidente elegido hace tan solo un año en Asamblea por miles de accionistas”.


“El ritmo es vertiginoso. Estamos asistiendo al cambio más profundo”, indicó.

Presidente nuevo, victoria (casi) segura en el Deportivo