Quique Fornos: “Diez años en esa cantera te marcan”

Quique Fornos completó los 90 minutos en el partido entre el Depor y el Racing de la primera vuelta en Riazor | patricia g. fraga
|

Quique Fornos es uno de los nombres propios del derbi que el Deportivo y el Racing de Ferrol disputarán el sábado en el estadio de A Malata.


El defensa central de As Pontes defiende los colores del conjunto racinguista desde abril de 2019, cuando rompió su compromiso con el club blanquiazul, en el que se formó desde niño y donde jugó casi la mitad de su vida.


"Diez años en esa cantera sí te marcan. Tienes ese agradecimiento y esas ganas de jugar contra ellos y poder demostrarles que tú estás ahí, que quieres ser futbolista y que te da igual en un sitio o en otro. Lo que quiero es crecer como jugador y con muchas ganas de conseguir el objetivo del club en el que estoy”, manifestó Fornos en la rueda de prensa que concedió ayer.


Precisamente, en el filial deportivista coincidió con su actual entrenador en el Racing, Cristóbal Parralo, quien relevó a Emilio Larraz en el banquillo la pasada semana.


“Tuve la suerte de estar un año y medio con él y llega con ganas. Un entrenador nuevo siempre cambia la mentalidad del grupo, pero eso nos tiene que hacer más fuertes. Sabíamos que tenemos que dar un paso adelante, sea por el entrenador o por nosotros, y creo que los que estamos en el campo somos nosotros, tenemos que dar un paso adelante y tenemos que hacer todo lo posible para que los tres puntos se queden aquí”, dijo.


Sobre la propuesta futbolística del técnico andaluz, indicó: “Él tiene una idea de juego muy clara, que la lleva practicando desde que coincidí con él en el Fabril, y esa es la base de su juego y le ha llevado a estar arriba. Creo que eso va a hacer crecer al club y nos va a hacer crecer a los jugadores y espero que sea ya a partir de este fin de semana, pudiéndonos meter un poco más arriba”.


El zaguero es consciente de que el sábado hay mucho más que tres puntos en juego: “Aquí siempre se lleva esa rivalidad, es un derbi y es especial. Hace años que el Depor no viene en una liga regular, y con ganas de que llegue el sábado y afrontar el partido en A Malata, llevarnos los tres puntos y que se empiece a notar que es nuestra casa”.


Además del morbo por la rivalidad local, ambos conjuntos se juegan poder reengancharse a la pelea por las tres primeras plazas del grupo.


“La clasificación está ahí y cada vez quedan menos jornadas. Hay que sumar y, sobre todo, que un rival directo no sume, eso sería importantísimo para nosotros y poder acercarnos a los puestos de arriba”, argumentó.


Sobre los problemas del conjunto coruñés para adaptarse a la Segunda B, dijo: “Cualquiera que conozca esta categoría sabe que ningún partido es fácil, ya sea en tu casa o en la del rival, y al Depor eso le está costando. La Segunda B es muy competitiva, ellos, a partir del descenso, crearon una plantilla con muchos jugadores que llevaban años sin jugar en Segunda B e incluso algunos ni la habían pisado y creo que se están dando cuenta de que es una categoría en la que hay mucho nivel tanto de jugadores como de campos e intereses, porque hay muchos clubes que quieren sumarse a ese nivel profesional”.

Quique Fornos: “Diez años en esa cantera te marcan”