Derribando la puerta

​De izquierda a derecha, Rayco y Villares, durante el encuentro del pasado domingo ante el Guijuelo, que se saldó con victoria blanquiazul | alborés
|

Han llegado para quedarse. Rayco y Diego Villares, los dos canteranos que pasaron del Fabril al primer equipo, han ido derribando una a una todas las puertas.


De entrenar con el Deportivo, a vestir la elástica blanquiazul, debutando ante el Coruxo y saliendo desde el banquillo para terminar por ser titulares, y de los jugadores más destacados, en la sufrida victoria contra el Guijuelo.


Un ascenso meteórico, pero cimentado en un trabajo que los que siguen las evoluciones de la cantera ya venían anunciando. Villares ya era del agrado de Fernando Vázquez, como reconoció recientemente Richard Barral, pero entonces no había fichas libres.


La salida de Diego Rolan y de Rui Costa abrió la posibilidad de que ambos jugadores subiesen un escalón, el que separa al filial del primer equipo, ese que a veces parece un zanja insalvable.


Una distancia que, como reconocía Álex Bergantiños en una pasada comparecencia, se está acortando.


Piropos del técnico

Rubén de la Barrera, que ya había manifestado que la presencia de canteranos dependería de sus méritos y que ‘nunca miraba un DNI’ a la hora de tomar esa determinación, aclaró ante la llegada de Villares y Rayco que estaban listos para competir y ayudar desde el minuto uno.


Y ambos le han dado la razón al preparador herculino, que al ser preguntado por sus prestaciones ante el Guijuelo reconocía lo mucho que le habían dado al equipo en la contienda.


En el caso del ariete canario, consiguió con su juego “retirarle la referencia al tercer central” además de que podía “ayudar en las formas de progresión” en el ataque logrando “sacar ventajas”.


En cuanto a Villares, afirmó que tenía “mucha capacidad y presencia en mucho metro cuadrado y en muchas líneas del rival. Es un chico que nos ayuda a iniciar el juego, su desarrollo y que tiene mucha presencia en el área y capacidad para llegar”.


Avisó que “el chico presentó credenciales desde el primer momento, dijo ‘aquí estoy yo’ y con ganas de ayudar al equipo”, comentó entonces.


Dos buenas noticias para un Deportivo que necesita la mejor versión de jugadores llamados a ser referencia como Celso Borges o Uche, y que ha visto como otros, a pesar de haber tenido menos minutos, han dado un paso adelante, como es el caso de Héctor Hernández, Borja Galán o Eneko Bóveda, que tras varios partidos sin jugar, cuajó un buen choque ante los chacineros.


El Deportivo necesita el cien por cien de su plantel, mientras su cantera derriba la puerta a base de trabajo.

Derribando la puerta