A LA ESPERA DE UNA SOLUCIÓN

|

Mientras sobre la mesa de la Xunta hay dos ofertas para mantener la producción en la Fábrica de Armas, ayer se agotó el plazo que había para que General Dynamics proceda a la devolución de los terrenos al Ministerio de Defensa. En cualquier momento se producirá el desmantelamiento de la factoría y la multinacional norteamericana podrá incluso llevarse la maquinaria. Existe un compromiso por parte de la compañía de que los equipos se quedarán si aparece quien les dé uso, pero resulta demasiado arriesgado dejar en manos de un holding esa posibilidad. Tal vez sea preciso que alguien en San Caetano haga horas extra, incluso que se aplique el teletrabajo y solucione esta cuestión desde su propia casa, pero lo que no se puede consentir bajo ningún concepto es que se cierre la planta por la falta de diligencia de algún responsable político.

A LA ESPERA DE UNA SOLUCIÓN