Censura que algo queda

|

La moción de censura es un arma parlamentaria regulada por la Constitución en su artículo 113. Con ella se persiguen hacer el mayor daño político al que se le presenta buscando que deje de ocupar el cargo de presidente del Gobierno. La moción de censura hasta el momento actual ha sido un arma arrojadiza que en tan solo una ocasión, en el año 2018, desalojo de su lugar de mando al que en aquel momento era el jefe del ejecutivo, Mariano Rajoy

La moción de censura durante las cuatro largas décadas que llevamos de Democracia Constitucional, ha servido para que los primeros firmantes dejaran ver sus armas y fueran más conocidos por la opinión pública. Bueno todos no puesto que uno de ellos, Antonio Hernández Mancha, que no era diputado, vio los toros desde la barrera en aquel 1987 y comprobó cómo Felipe González le pasaba por encima un tremendo rodillo parlamentario. El líder socialista fue el primero en presentar una y lo hizo a Adolfo Suárez 

Subir a la tribuna de oradores le permitió que el público tuviera un conocimiento más exacto de sus maneras e ideas políticas. Fue su gran espaldarazo para dos años más tarde conseguir la amplia mayoría absoluta con la que gobernó a lo largo de varias legislaturas. El tercer firmante de una moción de censura fue Pablo Iglesias en el año 2017 contra Mariano Rajoy. Sin dudarlo que fue la prueba para la que un año más tarde le presentó Pedro Sánchez y desalojase al político gallego de la Moncloa.

Santiago Abascal, líder de Vox, es el último firmante de una moción de censura. Aprovechará todo su tiempo parlamentario, que discurre a lo largo del día de hoy en su segunda sesión, para cerrar el paso a populares, por un lado, y ciudadanos por otro, y seguir sumando intenciones de los votantes. Es la guerra entre las distintas derechas. Y mientras Pedro Sánchez frotándose las manos. No olvidemos que cuando se presenta una moción de censura o eres un político muy torpe, o algo siempre queda en las confrontaciones de los debates y los minutos de televisión.

Censura que algo queda