Algo huele a podrido en el fútbol español

|

Todo lo que rodea al caso del Fuenlabrada, con especial mención al presidente de LaLiga, desprende un hedor tan intenso que es inexplicable que nadie se decida a hacer una limpieza profunda. En vísperas de la decisiva reunión convocada por el Consejo Superior de Deportes (CSD) se filtra, por una parte, una supuesta conversación en la que Tebas habría dado indicaciones a los Praena sobre cómo comprar el Fuenlabrada y horas después, muy convenientemente, la resolución del TAD que considera que la competencia para decidir si el equipo madrileño incumplió el protocolo sanitario es del juez de LaLiga, que no hace falta decir a las órdenes de quién está. Lo último es la callada por respuesta de la presidenta del CSD, Irene Lozano, a la petición de la alcaldesa de A Coruña para que actúe ante los desmanes de Tebas y el Fuenlabrada. Y el rumor de una posible compensación para la ciudad por parte del Gobierno ante su inacción. Una idea, simplemente, repulsiva. Acorde, eso sí, al resto de la historia. FOTO: irene lozano, con cara de decir “yo no fui” | aec

Algo huele a podrido en el fútbol español