Se lleva la pelota

|

¿Recuerdan cuando aquel compañero de juegos se enfadaba con toda la peña y se marchaba llevándose el balón?
Pues, seguramente por su afición a Marca, Mariano hace lo mismo y cuando las votaciones no le gustan, se va con el balón gracias a un reglamento que nos recuerda el del fútbol donde algunos árbitros lo usan de forma torticera.
Y si le gusta el ejemplo y va con frecuencia a Riazor, coméntelo con la peña y, aunque no los repita delante de los niños o en horario infantil, apúntese los adjetivos. Claro que mientras en el balompié los perjudicados pueden resarcirse el domingo siguiente, en las decisiones que perpetra el gobierno amparado en unas normas que dejan en papel mojado el icono de la democracia (votar), los perjudicados somos los ciudadanos además de la bofetada que se da de forma impune o con “chulería” amenazando con elecciones. Y, entonces votando lo que sea siempre gana el PP.
No nos reconforta saber que Rajoy es más bien de desayunar que de cenar (según Soraya, la chica-bombero del gobierno) pues a esas horas “la cabeza no está muy bien…”. Y aquí vale todo: desde mentir sobre el rescate de las autopistas (hasta ocho altos cargos juraron ante la tele –bendita hemeroteca– que iba a salirnos gratis, hasta maquillar las cuentas de la banca dándole más tiempo a Bankia y más euros al banco malo, a la vez que de Guindos asegura que van de p.m. y en Europa se tientan la ropa.
Y, para más inri, el gobierno de Mariano, cuando no se lleva la pelota para casa, la rifa entre sus amigos embarrando el campo y no dejando jugar al resto de los españoles. Pasó con las autopistas, un robo similar al no-penalty en el partido Madrid-Depor. Y como en entonces, multa para los que criticaron al árbitro, en las autopistas multa de cinco mil millones para todos nosotros…
Y esto es lo que hace uno de sus alumnos aventajados, nuestro héroe Alberto Núñez Feijóo (que gana la batalla electoral y pierde las del AVE, los barcos, la pesca, la leche...eso la leche. Siguiendo a “o rego” a su jefe don Alberto, le regala al presidente del Madrid, poderoso empresario, la gestión de 69 albergues en el Camino de Santiago…otro chollo como denunció el parlamentario de Podemos-Marea, Pancho Casal. Se lleva el partido, la partida, Florentino y punto pelota. Que la pelota es de ellos ¿Hasta cuando?

Se lleva la pelota