Ninguna cifra es aceptable

|

No hay ninguna cifra aceptable cuando se habla de violencia machista. Que haya un solo caso ya significa que algo va mal. Que sigue yendo mal. Los asesinatos son la cara más visible del problema, pero ni mucho menos la única. Que un tipo toque a una mujer cuando ella no quiere es una agresión. Da igual que sea en una discoteca o en un autobús de camino al trabajo. Que un compañero de ese trabajo –o de clase o del gimnasio– le haga comentarios sexuales es acoso, uno puede ser una broma de alguien que no tenga claros los límites de la “camaradería”, a partir del segundo es un patrón. Y que su pareja la trate como si fuese de su posesión es violencia machista. La mitad de las mujeres españolas de más de 16 años ha sufrido alguna de estas situaciones a lo largo de su vida. Once millones de mujeres. Son once millones más de los que debería haber. Callarse no es una opción.

Ninguna cifra es aceptable