Sobre los principios

|

Recordemos los principios del candidato a repetir: un día dijo: “Váyase usted y no vuelva por aquí, señor Sánchez”. Ahora le pide apoyo para seguir pegado al sillón y continuar con la misma política. Recordemos sus principios en estos dolientes años: recortes, la legislación laboral, la ley mordaza, la negativa a cambiar la Constitución y ahora pide ayuda para cambiar esos principios.
Al tiempo, el líder de Ciudadanos, que se considera señalado por el dedo divino para “hacer bueno el consejo de los ciudadanos que piden cambio”, apoyará al candidato a la reelección. Eso, recontra, es cuatro años más de los ya padecido. 
Ni Groucho Marx, con aquello de la parte contratante se atrevió a tanto. Después de disfrutar de una mayoría absoluta (desde los máximos órganos judiciales hasta la televisión pública, pasando por el Tribunal de Cuentas, por citar solo unos pocos) ahora se ofrece a repartir lo que sea con tal de seguir en el machito.
Podemos apuntar en el periplo del candidato a repetir desde “esto es una campaña contra el PP”, cuando “saltó” el caso Gürtel, hasta conservar –en la última fila del Congreso– al parlamentario Gómez de la Serna, y facilitarle un “blindaje” en la Comisión permanente de la Diputación, para que no pudieran registrar su despacho, aunque insistan desde el partido con el “ya no está en el PP”, como si no supiéramos que todo esto, por lo que unos están en la trena, y otro a la espera, lo perpetraron desde el partido.
¿Principios? Se cambian, hombre. Valieron para apoyar a conseguir grupo a los socialistas catalanes, al PNV, a Coalición Canaria, pero no sirvieron para el Bloque, Amaiur ni ahora a las Mareas, pero sí a Democracia i Libertat y Esquerda Republicana. Sánchez iguala a Rajoy ¿no? Detengámonos en la toma de posesión: uno acabó con un Viva España, los trabajadores, el pueblo”... repitiendo la frase de Salvador Allende, derrotado –asesinado– tras un golpe de Estado promovido por la derecha y los militares. Tal vez levantó recuerdos a algunos. Otro pidió que los ciudadanos recuperemos la soberanía y los derechos sociales. ¿A quién no le gusta?
Pues un conocido escribidor dijo “se veía mucha ropa informal como si se hubiera colado gente de la calle. Lo que está pasando se resume en un ¿chiste? publicado en “El País”: “Deben ustedes acabar con esta estabilidad que a nosotros nos impide seguir forrándonos”.

Sobre los principios