Otro tipo de alejamiento

|


SU identidad no se ha hecho pública, pero se sabe que es joven y tiene los dedos ágiles, quizá incluso largos. Le gusta aligerar de peso a los pasajeros del metro de Madrid, no porque los vea muy cargados, sino para que no les moleste la cartera en las aglomeraciones. Una de sus últimas correrías le reportó 4.500 euros y el juez le ha impuesto una orden de alejamiento del suburbano. Seguro, segurísimo, que respeta la decisión judicial.

Otro tipo de alejamiento