La FUCC alerta sobre intentos de ataques informáticos en comercios

Varias personas en la puerta de la bombonería Praliné | pedro puig
|

La semana pasada la bombonería Praliné sufrió un ataque informático en el que hackearon todas sus redes sociales y exigieron dinero para recuperarlas. Ante estos hechos, los comerciantes locales se alertaron por si no se trataba de un hecho puntual. Y estaban en lo cierto, ya que los propietarios de otros establecimientos se encontraron con actuaciones parecidas, aunque no de una forma tan directa como la de la bombonería de la calle del Orzán.


“Hubo muchos intentos y dejaron de funcionar muchas páginas de Facebook de los comercios”, asegura el presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC), José Luis Boado, quien en los últimos días ha recibido numerosas llamadas de profesionales del sector alertando sobre “avisos de las redes sociales en los que pedían poner de nuevo la contraseña porque se había deshabilitado el perfil”.


El susto, por lo tanto, estuvo presenta, aunque tal y como relata Boado, “al día siguiente o a los dos días lograron entrar de forma normal en su perfil de Facebook”. La recomendación del presidente de la FUCC es que, ante cualquier “aviso extraño, se cierre la página y la cuenta y se inicie de nuevo en el navegador. Nunca hay que poner datos personales o contraseñas en avisos que no parezcan normales”, afirma.


Momentos difíciles

Ahora, los comerciantes están más pendientes que nunca sobre estos posibles ataques informáticos, ya que, como bien dice Boado, “no es el momento de algo así, con lo mal que lo están pasando muchas familias”.


La actividad comercial de la ciudad sigue notando los efectos de las restricciones y la crisis económica derivada de la pandemia. En la actualidad, en época de rebajas, cuando de forma habitual los comercios disfrutan de una temporada de gran consumo y pueden renovar mercancía, notan las dificultades incluso más. “Las rebajas están resultando afectadísimas y distan mucho de las rebajas de siempre. Son todo lo contrario”, sostiene le presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa.


Esta mala racha, especialmente notable en una época en la que las ventas son muy altas, se debe, según el portavoz de los comerciantes, a la falta de hostelería y las restricciones de movilidad. “Las limitaciones hacen que los comercios vendan mucho menos”, concluye José Luis Boado.

La FUCC alerta sobre intentos de ataques informáticos en comercios