Chuchi Jorqués: “Es un sueño enfrentarme a Rubén”

El preparador de la escuadra chacinera da instrucciones a sus futbolistas durante el entrenamiento de ayer | cd guijuelo
|

El técnico del Guijuelo, Chuchi Jorqués, considera un “sueño” enfrentarse mañana a Rubén de la Barrera, a quien tuvo como entrenador en el conjunto chacinero en la temporada 2013-14, en la que el actual estratega del Deportivo clasificó a la escuadra salmantina para la fase de ascenso a Segunda.


“Para mí es un sueño. Hace una semana estaba jugando con el juvenil, en el barrio donde me he criado, que es pequeñito, y una semana después voy a ir a un estadio mítico de Primera División y al lado con una de las personas que más me han influido deportivamente. Cuando yo estuve con Rubén, cambió mi mentalidad del fútbol. He tenido entrenadores muy buenos, pero estar con Rubén como entrenador fue un disfrute total y creo que es un aventajado del fútbol, ve el juego como poca gente. El profe va a estar en un banquillo y el alumno, en el otro. Para mí es un privilegio poder estar en Riazor y poder estar a su lado. 


Seguramente le dé un abrazo y le desee lo mejor, pero hasta las cinco de la tarde”, confesó el preparador 

del Guijuelo en la rueda de prensa que ofreció ayer.


El técnico palentino destacó que el Deportivo “es un gran equipo y, sobre todo, tiene un gran entrenador”, pese a la mala época que vive el conjunto blanquiazul.


“Es verdad que el fútbol es caprichoso, están en Segunda B, pero con este formato tan corto, con esto de la pandemia, que si te confinan, que si no, ellos han cogido una mala racha y te penaliza con la situación y el calendario que hay. Pero creo que es un equipo que va a tirar para arriba y tiene que reaccionar por nivel de plantilla y por el cuerpo técnico”, advirtió.


Para Jorqués, “puede ser un factor importante la ansiedad y el estrés que ellos tienen. Es un equipo con un presupuesto alto, entonces esa presión de no estar entre los tres primeros pesa mucho. A nivel de prensa y de la afición, la exigencia y la presión es importante”.


“Nosotros también estamos en una situación complicada, pero tenemos que ser inteligentes de manejar como lo manejamos el otro día. Mi objetivo es que no me generen tantas ocasiones ni tan claras como en Pontevedra y que estemos más sueltos con balón porque tenemos jugadores para tener el balón. Mi objetivo es tener balón, pero el fútbol se decide en las áreas, tenemos que ser fuertes en nuestra área para no encajar y agresivos en la contraria para meter gol”, argumentó el estratega del cuadro chacinero.


El entrenador del Guijuelo dijo que sus futbolistas deben saber lidiar con el plus de motivación por jugar en un campo histórico como Riazor.


“Como jugador, yo he vivido ir al Tartiere o a Mendizorroza y la línea es complicada porque si estás muy motivado, te va a perjudicar, y si no estás motivado, es que no te gusta el fútbol, porque si no te gusta ir a esos campos… Tiene que ser un aliciente ir a ese escenario a jugar contra un gran equipo, pero no te tiene que perjudicar, debemos tener la suficiente personalidad, como el otro día en Pasarón, para hacer nuestro partido. Va a haber momentos malos, pero hay que pasarlos porque la experiencia me dice que durante los partidos también tienes momentos para ganarlos”, analizó.


Jorqués reconoció que sus jugadores están tocados físicamente porque el miércoles “compitieron como auténticas bestias” en Pontevedra.


“A lo mejor en alguna posición nos tocará rotar porque viene una maratón de partidos”, señaló, ya que el próximo miércoles juegan otro partido aplazado, el que no pudieron disputar con el Celta B por el Covid-19.


Cambiar el chip

A la pregunta de si considera que los jugadores de la escuadra charra necesitan un triunfo en un campo mítico para reforzar su moral y reengancharse a la competición, respondió: “Ya da igual el escenario, los chavales se merecen la victoria. Ya desde antes, con el otro cuerpo técnico, ha habido partidos en los que los chavales lo han hecho bien y han merecido sumar de tres. Es un equipo que tiene ganas, con calidad, con ilusión, es verdad que está tocado anímicamente por la situación, pero me da igual ir a jugar contra el Depor, el Celta B o contra cualquier rival porque el equipo necesita refrendarlo con una victoria para cambiar el chip”.

Chuchi Jorqués: “Es un sueño enfrentarme a Rubén”