Repsol iniciará la obra del poliducto de Langosteira a la refinería el próximo mes

El trazado atraviesa 3,8 kilómetros de terreno de los municipios de Arteixo y A Coruña
|

El próximo mes de marzo comenzarán los trabajos de construcción del poliducto que unirá la refinería con el Puerto Exterior. Al proyecto de traslado de los tráficos de crudo al Puerto Exterior se destinarán más de 126 millones de euros, una de las principales inversiones comprometidas en la actualidad por una empresa industrial en Galicia y se espera que finalicen en agosto del próximo año.


Repsol ya completó el traslado del tráfico de graneles sólidos a Punta Langosteira entre 2015 y 2017 y tenía almacenados los materiales para la construcción del poliducto desde 2019 en el Puerto Exterior, a la espera de que se le otorgaran todos los permisos necesarios para los trabajos que la empresa contratista, Sacyr Construcción, está ya preparando. La obra se realizará de forma simultánea en distintos puntos del trazado que tendrá una longitud de 3,8 kilómetros y diez metros de ancho y discurrirá por los municipios de A Coruña y, sobre todo, de Arteixo.


Una vez finalizada la obra civil del poliducto, se llevarán a cabo pruebas y comisionados de los distintos bloques, que durarán aproximadamente dos meses, hasta la puesta en marcha del nuevo terminal de crudo en Langosteira, prevista para agosto de 2022.


En tres bloques

El presupuesto de 126 millones de euros contempla tres bloques principales: el primero, los 80 millones de euros al poliducto y sus instalaciones auxiliares en Langosteira, lo que incluye la adjudicación del contrato de la obra civil del poliducto, que se ha tramitado estos días. El segundo, la obra marina del pantalán, en su fase de finalización, con una inversión de 35 millones de euros. Por último, las modificaciones en la refinería contarán con un presupuesto de siete millones de euros.


Esta obra estuvo acompañada de cierta polémica porque en el camino de poliducto se encuentran unos petroglifos, marcas en piedras de origen prehistóricos. Se respetará la configuración del conjunto, habiéndose retirado ya los dos grabados circulares con un tamaño de 30-40 centímetros que incidían en la traza, los cuales se restablecerán en su ubicación original una vez finalizadas las obras.


La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, señaló que la obra es posible gracias a la agilización de los trámites municipales, “cuxa aprobación levaba agardando varios anos”. 

Repsol iniciará la obra del poliducto de Langosteira a la refinería el próximo mes