La Policía intensifica sus patrullas en Os Mallos tras los últimos delitos

La dueña de una vivienda en la calle Vizcaya denunció ayer un allanamiento | quintana
|

Los últimos incidentes registrados en Os Mallos, que incluyen desde robos con fuerza hasta hurtos, pasando por robos mediante el procedimiento del tirón, preocupan a muchos de los vecinos. En las últimas semanas, tanto la Policía Nacional como la Local han aumentado el número de patrullas en la zona en un intento por disuadir a los delincuentes, muchos de los cuales son okupas de ese mismo barrio. Sin embargo, desde la plataforma vecinal que cuenta con cerca de cien integrantes, aseguran que los incidentes son frecuentes. “Todas las semanas tenemos problemas”, reconoce la Policía Nacional.


Las últimas noticias sobre Os Mallos, que incluyeron un video viral en el que se iba a varios jóvenes rompiendo la luna de un escaparte en Francisco Catoira, o el arresto hace dos fines de semana de un individuo por un intento de agresión sexual no contribuyen a calmar los ánimos. Fuentes de la Policía Nacional señalan que es muy difícil incrementar más la vigilancia por la falta de personal, dado que actualmente el Cuerpo sufre una carencia de un 20% en su plantilla.


Por otro lado, el aumento de la vigilancia ha permitido que se detenga infraganti a los sospechosos, como ocurrió en el robo a una tienda de maletas a finales del mes pasado. Una parte importante del problema lo generan los jóvenes inmigrantes irregulares que se habían instalado en A Falperra y que en parte se trasladaron al barrio de Os Mallos, en edificios abandonados en la calle Noia y en un edificio en obras también abandonado en Vioño.


Casos abiertos

La Policía Nacional ha contabilizado a más de una docena de estos jóvenes magrebís, y ha detenido a muchos de ellos. “Algunos tienen seis o siete casos abiertos”, admiten, pero ninguno ha llegado todavía a juicio. “Cuando la fecha se acerca, lo normal es que desaparezcan”, explican las mismas fuentes. Solo en el caso de delitos graves, como robos con violencia, se considera la prisión preventiva.


Uno de los problemas que más conciernen a los vecinos son los allanamientos: a lo largo de la avenida de Os Mallos, entre la ronda de Outeiro y la de Nelle, se levantan varias viviendas unifamiliares que han sufrido intrusiones por parte de jóvenes que saltan por encima de las vallas.


El último incidente de este tipo se registró el lunes en la calle Vizcaya. Los intrusos causaron daños en la propiedad, dañando una puerta, pero la vivienda estaba vacía y, de hecho, hace unos años, ya sufrió un intento de ocupación. Por incidentes como estos, los afectados están planteándose celebrar una concentración para exigir soluciones. 

La Policía intensifica sus patrullas en Os Mallos tras los últimos delitos