El PPdeG aprueba en solitario las leyes de residuos y de museos, que la oposición tacha de “obsoletas”

Román Rodríguez y Ángeles Vázquez conversan durante el pleno de ayer | lavandeira jr (efe)
|

La mayoría absoluta del PPdeG en el Parlamento gallego permitió ayer la aprobación definitiva de las nuevas leyes de residuos y de museos. Unas normas que contaron con el voto en contra de la oposición que las considera “obsoletas”.


Entre otras medidas, la norma de gestión de residuos contempla la obligatoriedad de que los restaurantes entreguen las sobras de las comidas a los clientes, que deberá realizarse en envases sin plásticos.

Esta norma, que entrará en vigor a los 20 días de su publicación en el Diario Oficial de Galicia (DOG), se topó con el “no” unánime de los dos grupos de la oposición, cuyas enmiendas fueron rechazadas de nuevo en el pleno. Tanto BNG como PSdeG la ven “obsoleta” frente a la normativa europea y critican la falta de “acuerdo” a lo largo de su tramitación en la Cámara.


Ante la presencia de la conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, la encargada de defender el texto final de esta ley –enviada por la Xunta al Parlamento ya a finales de 2019– fue la diputada del PPdeG Marta Nóvoa, quien recalcó que Galicia se convertirá en “pionera” de entre las comunidades para dar cumplimiento al marco europeo de gestión de residuos.


Uno de los cometidos principales de la nueva norma es la disminución de los desechos, que en 2025 –frente al 2030, como marca la Unión Europea– deberán ser en Galicia un 15% inferiores a los del año 2010. En cuanto a los residuos alimentarios, el objetivo es reducirlos en un 30% para el año 2025 y en un 50% para el 2030, lo que está directamente vinculado a la obligatoriedad de que los restaurantes entreguen las sobras.


Por parte de la oposición, el diputado del BNG Luís Bará tachó el texto de “ley del Pleistoceno” por ser “desfasada, obsoleta, anticuada y del pasado”. “No tiene en cuenta la nueva realidad en la que estamos”, dijo. Luís Bará también recordóque Galicia está en “puestos de descenso” con respecto al resto de autonomías en cuanto a los objetivos de reciclaje marcados por la UE: “Solo mejor que Ceuta y Melilla”.


Por su parte, la diputada del PSdeG Paloma Castro también afeó la negativa del PP a un “acercamiento de posturas”: “En la tramitación, el buen tono de la ponencia quedó solo en eso, en un buen tono, porque al final hubo una ausencia total de participación con los grupos y con los sectores afectados”.


“Con esta ley, Galicia queda atrás”, subrayó la socialista, quien advirtió de que cuando la nueva normativa estatal de residuos entre en vigor “en unos meses”, la ley gallega “va a quedar obsoleta”.


Con respecto a la ley de Museos, la oposición insistió en que esta norma es absolutamente insuficiente y que, además, no se coordina con la Ley de Patrimonio Cultural, por lo que genera interferencias entre ambas.

La diputada del BNG Mercedes Queixas cree que la norma no cumple con las “expectativas” creadas desde la Xunta que tildó, dijo, de pionera e innovadora esta nueva Ley para finalmente renunciar “a las corrientes más renovadoras de la museología como herramienta social”.


Por su parte, la portavoz del PSdeG en el debate, Noa Díaz, también lamentó que la norma fuese elaborada de espaldas a los profesionales de los museos.


La parlamentaria socialista echó en falta que la norma se dotase de contenido porque finalmente “no regula aspectos primordiales”. 

El PPdeG aprueba en solitario las leyes de residuos y de museos, que la oposición tacha de “obsoletas”